Proyecto pedagógico

Nuestro proyecto se inscribe en el enfoque filosófico
de una educación abierta e integral.

Proponemos una educación donde deben estar presentes la construcción del conocimiento, el desarrollo de las aptitudes y la profundización de los valores.

Tenemos como objetivo central, de nuestra tarea, promover el desarrollo armónico e integral del niño. Fundamentalmente favorecemos su crecimiento y desarrollo individual, respetando los tiempos internos de cada uno en particular.

Intentamos abrir un mundo nuevo, a partir de la estimulación que proponemos diariamente, a través del contacto con materiales y juegos, incentivando la curiosidad como uno de los motores del conocimiento.

UNA PROPUESTA CONSTRUCTIVISTA

Esta metodología se ha estructurado a partir de SITUACIONES DE VIDA, EXPERIENCIAS DIRECTAS con la realidad misma y en SITUACIONES DE JUEGO, organizando los contenidos en áreas de conocimiento que irán alcanzando gradualmente niveles de mayor complejidad, buscando sistematizar el proceso. Para el niño es SIGNIFICATIVO aquello que tiene existencia real para él, y que se relaciona directamente con sus necesidades, intereses y vivencias.

Este aprendizaje supone revisión, modificación y enriquecimiento de los esquemas que ya tienen, estableciéndose nuevas conexiones y relaciones entre los saberes aprendidos y la nueva situación, asegurándose la funcionabilidad de estos nuevos contenidos.

Teniendo en cuenta los aportes en el campo de la epistemología genética, adherimos que el proceso de adquisición de conocimiento consiste en construcción de estructuras progresivamente más equilibradas, que permiten al sujeto un mayor grado de adaptación al medio físico y social, mediante una serie de interacciones con el mismo. Recibo situaciones que producen un desequilibrio que, compensando a través de acciones, derivan en la construcción de una nueva estructura superior modificada respecto de la anterior.

La ASIMILACIÓN y ACOMODACIÓN permiten incorporar diversos aspectos de la realidad y posibilitan la construcción de nuevos esquemas de conocimiento.

El DOCENTE, capacitado para la tarea que realiza, es el mediador que facilita a los niños una actividad integrada. Los hace sentir que se puede crecer a partir del “error”, siendo muy importante el intercambio de opiniones de ideas que efectúan con sus compañeros. El niño ante los otros adquiere conciencia de otros puntos de vista diferentes del suyo y tiende a organizar su pensamiento. La interacción social, la cooperación con los demás, le permite superar el pensamiento egocéntrico inicial y le posibilita gradualmente un razonamiento operativo y coherente con la realidad objetiva.

El JUEGO, se integra a todos los momentos del quehacer del niño. Cumple también una importante función educativa y apunta al cumplimiento de objetivos de aprendizaje. Nos interesa promover la activa interacción entre adultos y niños, y de los niños entre si, para lograr mediante una comunicación creativa, la aceptación recíproca que permita una creciente vida social. Tomando en cuenta las necesidades de cada etapa; las de expresarse a su manera; de ser aceptados y respetados; de ser escuchados y tenidos en cuenta con sus posibilidades de progresiva autonomía; apuntamos a que los niños disfruten jugando y a que descubran de esa manera una divertida forma de aprender.

– EL JUEGO PROMUEVE EL DESARROLLO FÍSICO: Mediante el Juego físico activo, los niños aprenden control corporal. Correr, trepar, saltar, deslizarse… promueven el desarrollo de los músculos grandes y pequeños.

– EL JUEGO PROPORCIONA SENSACIÓN DE PODER: A medida que el niño experimenta el éxito, por medio del Juego, su confianza y su iniciativa se fortalecen.

– EL JUEGO ESTIMULA LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS: Aprender a discriminar, a formular juicios, a analizar, a sintetizar y a resolver problemas.

– EL JUEGO FORTALECE EL DESARROLLO EMOCIONAL: El miedo, la ansiedad, la alegría y la esperanza pueden ser recreadas por igual en las experiencias del Juego. Al actuar algo que le ha ocurrido, puede con frecuencia ventilar sus frustraciones y así es posible reducir experiencias desagradables a dimensiones susceptibles de control.

– EL JUEGO OFRECE UNA OPORTUNIDAD DE ADQUIRIR CONCEPTOS: La actividad y experimentación son los mejores medios que dispone el niño para aprender, tomar contacto con hechos y adquirir conceptos. Los datos concretos y los conceptos se comprenden y se retienen mejor cuando se utilizan.

– EL JUEGO BRINDA UN MEDIO PARA EL DESEMPEÑO DE ROLES Y ESTIMULA LA AUTO EXPRESIÓN: En su mundo de juego, el niño suele estar libre de interferencia por parte del adulto. Puede imaginarse e interpretar cualquier personaje adulto o animal, cualquier cosa o situación real o imaginaria.